sábado, 8 de septiembre de 2012

CORRUPCION


La corrupción se ha dado desde tiempos remotos, desde la colonización española para ser exactos, en dónde los pobladores de las tierras americanas ofrecían oro y riqueza a los españoles, a cambio de protección o de inmunidad. A pesar de que ellos no sabían el tipo de acto que estaban haciendo, la corrupción se daba.
De ahí se fueron dando más y más actos de corrupción, y como en el caso anterior no sabían el nombre del acto, hasta mucho después cuando fue acuñado este termino, pero para eso paso mucho tiempo, pero los actos siguieron a través de la historia dándose, hasta llegar a nuestros días, en donde está por demás sabido qué es la corrupción, quedando impunes estos actos debido a nosotros mismos.
Esta tendencia se presenta y existe en todo tipo de organizaciones, en dónde los prestadores de servicios se aprovechan de las facultades que tienen para sacar provecho de tipo económico a todo tipo de personas susceptibles a sus circunstancias y situaciones.
Sin embargo mucho se ha intentado hacer para combatir este mal que desquebraja la sociedad de una manera voraz, dando resultados poco notorios.

Stephen D. Morris, quien realizó un interesante estudio de la corrupción en México, sostenía que "Se la ha definido como el uso ilegitimo del poder público para el beneficio privado"; "Todo uso ilegal o no ético de la actividad gubernamental como consecuencia de consideraciones de beneficio personal o político"; o simplemente como "el uso arbitrario del poder".
Otra definición con un énfasis más jurídico la proporciona Guillermo Brizio: "Se designa a la corrupción como un fenómeno social, a través del cual un servidor público es impulsado a actuar en contra de las leyes, normatividad y prácticas implementados, a fin de favorecer intereses particulares".
La corrupción también ha sido definida como: "comportamiento político desviado" (falta de ética política); "conducta política contraria a las normas jurídicas" (falta de ética jurídica y política); y "usurpación privada de lo que corresponde al dominio público". Cabe destacar que el interés personal no es un elemento que necesariamente debe incluirse en una definición, pues los actos de corrupción no siempre benefician únicamente intereses particulares.
La corrupción puede beneficiar a familiares, amigos o incluso a una organización, a una causa o movimiento social, político o cultural. Debido a lo anterior, algunos autores han diferenciado la corrupción egoísta de la solidaria. Para efectos de esta disertación, la corrupción se define como un acto racional ilegal, ilegitimo y no ético por parte de servidores públicos, en perjuicio del interés común de la sociedad y del gobierno, y en beneficio de un interés egoísta o solidario de quien lo promueve o lo solapa directa e indirectamente.

Consecuencias de la corrupción.
·         Favorece la consolidación de élites y burocracias políticas y económicas.
·         Erosiona la credibilidad y legitimidad de los gobiernos.
·         Reproduce una concepción patrimonialista del poder.
·         Reduce los ingresos fiscales e impide que los escasos recursos públicos coadyuven al desarrollo y bienestar social.
·         Permite la aprobación y operación de leyes, programas y políticas, sin sustento o legitimidad popular.
·         Revitaliza una cultura de la corrupción y contribuye a su proliferación.


Tipos de corrupción.
Existen diversas tipologías de la corrupción desde la que hace sólo referencia a la extorsión y el soborno, hasta las que se refieren a tipos específicos y especiales. Estos tipos son:
Extorsión.- Es cuando un servidor público, aprovechándose de su cargo y bajo la amenaza, sutil o directa, obliga al usuario de un servicio público a entregarle también, directa o indirectamente, una recompensa.
Soborno.- Es cuando un ciudadano o una organización, entrega directa o indirectamente a un servidor público, determinada cantidad de dinero, con el propósito de que obtenga una respuesta favorable a un trámite o solicitud, independientemente si cumplió o no con los requisitos legales establecidos.
Peculado.- Es la apropiación ilegal de los bienes por parte del servidor público que los administra.
Colusiones.- Es la asociación delictiva que realizan servidores públicos con contratistas, proveedores y arrendadores, con el propósito de obtener recursos y beneficios ilícitos, a través de concursos amañados o, sin realizar estas (adjudicaciones directas), a pesar de que así lo indique la ley o normatividad correspondiente.
Fraude.- Es cuando servidores públicos venden o hacen uso ilegal de bienes del gobierno que les han confiado para su administración.
Trafico de influencias.- Es cuando un servidor público utiliza su cargo actual o sus nexos con funcionarios o integrantes de los poderes ejecutivo, legislativo o judicial, para obtener un beneficio personal o familiar, o para favorecer determinada causa u organización.
La falta de ética.- Es un tipo especial de corrupción que si bien no tiene que ver directamente con la apropiación ilegal de recursos del gobierno y de ciudadanos usuarios, sí entraña entre algunos servidores públicos, una conducta negativa que va en contra de los propósitos y metas de las instituciones públicas. Esta falta de ética se pude observar cuando determinado servidor público no cumple con los valores de su institución, es decir, cuando no conduce sus actos con: honestidad, responsabilidad, profesionalismo, espíritu de servicio, por citar algunos.
Otros tipos.- Cabe destacar que existen otros tipos de corrupción que afectan los ingresos o bienes del gobierno como: el contrabando "fayuca", el mercado informal "ambulantaje", la falsificación de pagos oficiales, trabajadores fantasma "aviadores", venta de plazas, entre otras manifestaciones.


CAUSAS DE LA CORRUPCION
Se pueden señalar tres tipos de causas que posibilitan la aparición de la corrupción y que se pueden dar en mayor o menor medida en cualquier Estado:
·         Causas formales
Las causas formales se desprenden de la delimitación técnica del término y son:
o    A falta de una clara delimitación entre lo público y lo privado.
o    La existencia de un ordenamiento jurídico inadecuado a la realidad nacional.
o    La inoperancia práctica de las instituciones públicas. Juntas o por separado.
Estas causas están presentes en buena parte de los países latinoamericanos.
·         Causas culturales
Antes de presentar estas causas es necesario señalar que el concepto que se maneja hace referencia a la cultura política de un país, es decir: "el conjunto de actitudes, normas y creencias compartidas por los ciudadanos y que tienen como objeto un fenómeno político (en este caso la corrupción)". Las condiciones culturales permiten así delimitar la extensión de las prácticas corruptas, la probabilidad que se produzcan y el grado de tolerancia social con que pueden contar.
Son cuatro condiciones culturales básicas:
o    La existencia de una amplia tolerancia social hacia el goce de privilegios privados; permite que prevalezca una moralidad del lucro privado sobre la moralidad cívica.
o    La existencia de una cultura de la ilegalidad generalizada o reducida a grupos sociales que saben que "la ley no cuenta para ellos" fomenta la corrupción y la tolerancia social hacia ella.
o    La persistencia de formas de organización y de sistemas normativos tradicionales, enfrentados a un orden estatal moderno, suele provocar contradicciones que encuentran salida a través de la corrupción.
o    Para algunos casos latinoamericanos, ciertas manifestaciones corruptas podrían explicarse por la escasa vigencia de la idea de nación y la ausencia de una solidaridad amplia fundada en el bienestar común.
·         Causas materiales
Las causas materiales se refieren a situaciones concretas que dan lugar a prácticas corruptas. Las situaciones concretas de las que se trata en este caso son las distintas brechas existentes entre el orden jurídico y el orden social vigente.


LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN
La corrupción es un problema que afecta gravemente la legitimidad de la democracia, distorsiona el sistema económico y constituye un factor de desintegración social. De ello son conscientes los Gobiernos del Hemisferio y han “iniciado” a promover y ejecutar acciones que aseguren la erradicación de este flagelo.
La lucha contra la corrupción es tal vez uno de los campos en los cuales la acción colectiva de los Estados es no sólo útil y conveniente, sino absolutamente necesaria.
Actos de corrupción en México.
México en la posición numero 65 a nivel mundial en la tabla de Transparencia Internacional, en tanto que en la entidad Nacional el D.F es el estado con mayor índice de corrupción mientras Colima se localiza como el Estado de menor corrupción (ver tabla 1 y 2).
La Encuesta Nacional de Corrupción y Buen Gobierno (ENCBG) por Trámite 2001 y 2003 registró casi 214 millones de actos de corrupción en el uso de servicios públicos anualmente.
En promedio las “mordidas” costaron a los hogares mexicanos $109.50 por año.
Lo anterior implica más 23 400 millones de pesos anuales en pagos de mordidas por servicio público a los hogares.
Para los hogares con ingresos de hasta 1 salario mínimo, este impuesto regresivo llega a representar el 13.9% de su ingreso.
En cuanto al Índice de Reputación Empresarial, IMRE, a continuación se presenta la lista de las Empresas con mayor reputación de las principales empresas que operan en el país.
La corrupción es un fenómeno social que ataca a cualquier rubro y a cualquier clase social, se presenta por la intención de enriquecerse a costa de las demás personas.
Los tipos de corrupción más notorios son, entre otros, los que se presentan dentro de las delegaciones; con los agentes de tránsito; haciendo trámites como la obtención de licencias, actas de nacimiento, matrimonio, en dónde los entes públicos piden las “mordidas” a cambio de la agilización del trámite, o simplemente para llevarlo a cabo.
Los países de todo el mundo ven a la corrupción como un problema social muy grande, hacen cumbres, organizan programas, etc. todo esto con el fin de arrancar de una vez con este problema.
A pesar de la fuerte lucha contra la corrupción, es difícil erradicarla, debido a los bajos ingresos que perciben los servidores públicos, que usan esto como justificación, para cometer este tipo de actos, la mejor manera de combatirla es denunciando estás acciones y evitando caer en ellas, pues de otra manera seguirán cometiéndose, porque los principales causantes de todo esto somos la población que accede a estos actos.
El país (México) ha sido dañado por además por el contrabando, derivado de la corrupción y complicidad de autoridades, sustentado en el abuso de esquemas legales que van acabando poco a poco con la economía.
Existe un grave daño a empresas mexicanas dedicadas al calzado, vestido, textiles, azúcar, alcohol, por las bandas que operan el contrabando técnico o documentado en México y que han encontrado un esquema legal para hacer sus importaciones de manera fraudulenta.
LUGARES CON MENOR ÍNDICE DE CORRUPCIÓN EN MEXICO SEGÚN EL ICBG
LUGAR QUE OCUPA EN LA TABLA
ENTIDAD
ICGB
Índice de Corrupción
1
COLIMA
3.0
2
BAJA CALIFORNIA SUR
3.9
3
AGUASCALIENTES
4.5
4
COAHUILA
5.0
5
CHIHUAHUA
5.5
ENTIDADES CON MAYOR ÍNDICE DE CORRUPCIÓN EN MEXICO SEGÚN ICGB
LUGAS QUE OCUPA EN LA TABLA
ENTIDAD
ICGB
28
JALISCO
11.6
29
PUEBLA
12.1
30
GUERRERO
13.4
31
EDO DE MÉXICO
17.0
32
DISTRITO FEDERAL
22.6



Transparencia Mexicana es una organización de ciudadanos que promueve políticas públicas y actitudes privadas contra la corrupción.
Fundada en 1999, Transparencia Mexicana es el capítulo nacional de Transparencia Internacional, la coalición global de la sociedad civil contra la corrupción.
Transparencia Mexicana no persigue fines de lucro y es recipiente autorizada de donativos deducibles de impuestos.
èPor segunda ocasión se miden experiencias y percepciones acerca de la corrupción con un mismo instrumento (ENCBG 2001)

èLa encuesta registra la corrupción en servicios públicos ofrecidos por los tres niveles de gobierno y por particulares

èMediante pruebas de campo y grupos de enfoque en 2001 se seleccionaron los 38 servicios públicos más relevantes; en 2003 se analizaron los mismos servicios

Los actos de corrupción fueron registrados cuando el entrevistado declaró haber pagado “mordida” a cambio de un servicio público
èPara medir las experiencias con distintos servicios se preguntó con base en la temporalidad con la que se realizan cada uno de ellos: 

  a) últimos doce meses (e.g., inscripción escolar)
  b) últimos seis meses (e.g., verificación vehicular)
  c) mes anterior (e.g., pipa de agua)
  d) semana anterior (e.g., recolección de basura)
       e) alguna vez (e.g., licencia de construcción)
è La encuesta registra los casos en los que se solicitó el servicio y para recibirlo se tuvo que pagar “mordida”

èEl diseño de muestra, la logística de campo y los instrumentos de medición fueron los mismos para todas las entidades federativas y los 38 servicios
èEl Indice de Corrupción y Buen Gobierno (ICBG) se calculó a partir de los datos proporcionados por los jefes de hogar que utilizaron el servicio

èEl ICBG se calculó a nivel nacional, por entidad federativa y para cada uno de los 38 servicios

èEl ICBG permite distinguir variaciones en los niveles de corrupción de acuerdo con las características demográficas, sociales y económicas de la población
èLa encuesta registró casi 101 millones de actos de corrupción en el uso de servicios públicos en los últimos 12 meses

èEn promedio las “mordidas” costaron a los hogares mexicanos $107

èLo anterior implica más 10,656 millones de pesos anuales en pagos de mordidas por servicio público a los hogares

èLos hogares que reportan “mordidas” destinan el 7% de su ingreso a este rubro.

èPara los hogares con ingresos de hasta 1 salario mínimo, este impuesto regresivo llega a representar el 29.5% de su ingreso
èEl ICBG Nacional baja de 10.5 a 8.5

è21 entidades federativas mejoran su ICBG

è11 entidades empeoran

èEl comportamiento en cuatro entidades con alta concentración poblacional (Distrito Federal, Estado de México, Jalisco y Michoacán) contribuyó al cambio en el ICBG

èTodos los trámites mejoran su índice, excepto el trámite para la conexión de teléfono
Servicios con MAYOR nivel de corrupción

Al principio del sexenio foxista nos enteramos de que las campañas presidenciales de al menos el PRI y el PAN habían sido financiadas en parte por recursos ilegales, una por el "Pemex-gate" y la otra por "los amigos de Fox". Durante las últimas semanas hemos sido testigos de diversas denuncias sobre actos ilícitos de funcionarios públicos, como los escándalos del "niño verde" o de personajes importantes del partido del "sol azteca" en el DF; lástima que esto lo tengamos que saber primero por la vía de videos en los medios televisivos. Lo anterior no significa necesariamente que la corrupción esté aumentando o que estemos frente a la respuesta a una demanda social, sino que ahora existe mayor libertad en la difusión informativa, además de que nos aproximamos cada vez más a las elecciones del 2006, por lo que de acuerdo a las leyes de la política "todo se vale" y hay que tirar a como de lugar a los posibles sucesores de Fox que se encuentran con mayores índices de popularidad; el que parece que gana con esto es el PRI.

¿Cuál es su origen? El origen de la corrupción no está necesariamente ligado al tamaño del Estado, sino a la manera como éste opera y realiza sus funciones. Esto es, al marco institucional existente y que define el proceso de toma de decisiones, los mecanismos de control institucional, la selección y promoción de la burocracia, la transparencia en el marco legal o los esquemas de penalización. Recordemos simplemente casos como el de narcotraficantes que "huyen por la puerta" de las prisiones, de los fraudes bancarios, del contrabando y la piratería, de las Muertas de Juárez, etc. Todo lo anterior no sería posible sin la colaboración de las autoridades responsables.

La corrupción ha existido desde hace mucho tiempo. Se sabe que afecta seriamente las finanzas públicas y contribuye a aumentar la desigualdad en el ingreso de la población. Esta corrupción se convierte en un impuesto arbitrario para las mayorías, que distorsiona incentivos, reduce la inversión productiva y la eficiencia en el gasto público y, por lo tanto, disminuye nuestra tasa de crecimiento. El Sistema Económico Latinoamericano, SELA, considera que los costos asociados a la corrupción e ineficacia administrativa frenan la inversión extranjera directa en la región.


¿Cuánto pagamos en corrupción? Una familia común gasta aproximadamente 6.9% de sus ingresos en mordidas, que al año deja una un total de 23 mil 400 millones de pesos, dinero que se va de los bolsillos de las personas. Un estudio de transparencia mexicana demuestra que los estados más corruptos son: el Distrito Federal, el Estado de México, Guerrero, Puebla y Jalisco.

De acuerdo con datos del Banco Mundial, los actos de corrupción le cuestan a México 60 mil millones de dólares anuales o el equivalente a cuatro veces los ingresos por exportaciones petroleras, lo que representa el 9% del Producto Interno Bruto (PIB). Esta cifra, además de impactante es más importante si consideramos que en el primer tercio del gobierno foxista sólo hemos crecido 0.6% en promedio anualmente y que el porcentaje del PIB destinado a educación es mucho menor.
Cuando se habla de los costos de la corrupción, no se toma en cuenta que a pesar de que esos costos son pagados por la sociedad entera, afectan especialmente a los más pobres, quienes están a merced de malos funcionarios para cualquier trámite y de arreglos clientelares en la aplicación de la justicia; los pobres son también quienes más requieren de servicios públicos como educación y salud, por lo que una disminución en la calidad de estas prestaciones afecta directamente su bienestar.
Cuando un país alcanza altos niveles de corrupción y degradación institucional, como en el caso mexicano, de acuerdo a las encuestas y los hechos, puede aumentar lo que en el ambiente financiero se conoce como "riesgo país". Esto significa que cuando el gobierno, un banco o algún inversionista solicite un préstamo internacional, se verá obligado a pagar un interés más alto por el uso del dinero debido al riesgo mayor que exista en la operación. Por su parte, en el sector público, la corrupción puede provocar un desplazamiento de las inversiones hacia actividades que produzcan mayores beneficios al funcionario corrupto que al país, o donde sea más fácil establecer mecanismos para efectuarla. Por ello, es común encontrar que nuestros políticos corruptos prefieren invertir en obras públicas por encima de la inversión en educación, lo que ocasiona distorsiones en las ya de por sí precarias políticas que fomentan el desarrollo.


¿Se puede medir la corrupción? La corrupción en el gobierno, en las empresas y en cualquier organización social es una actividad que generalmente se mantiene oculta y en muchos casos la complicidad, el miedo a presentar una denuncia y la habitual discreción de los involucrados consiguen cubrir los rastros del perjuicio. Ese es uno de los motivos por los que los instrumentos utilizados para medir los niveles de corrupción son índices de percepciones o bien, de cómo la población de un país advierte o estima la gravedad del problema de corrupción en su entorno social.

¿A quién favorece y a quién perjudica más? Se sabe que en los países en los que se perciben altos niveles de corrupción, el ingreso per cápita es menor; la distribución del ingreso es más injusta; hay bajos niveles de inversión extranjera y nacional, así como bajos niveles de crecimiento económico. El grado de desarrollo de un país está relacionado negativamente con los niveles de percepción de la corrupción, por lo que podemos decir que ésta es una de las características del subdesarrollo.

La corrupción hace que se destinen recursos públicos a proyectos en los que hay más probabilidades de obtener un beneficio personal, mejor conocidos como "elefantes blancos", a costa de las prioridades del desarrollo del municipio, del estado o del país. Estos "paquidermos" no solamente alejan recursos de las necesidades reales de inversión, sino que con el afán de lucro, sus promotores suelen transgredir normas de seguridad y de protección al ambiente, causando pérdidas adicionales para la sociedad y para el ecosistema.
El relajamiento en las normas jurídicas promueve la corrupción, favorece el fraude, la evasión fiscal y el crecimiento de economías informales. La corrupción también lastima a los sistemas de procuración e impartición de justicia y reduce en general la calidad de los servicios públicos. La corrupción no solamente genera más corrupción, sino que promueve la impunidad y limita la capacidad de los gobiernos para combatirla, creando un círculo vicioso que de no detenerse, puede crecer y volverse incontrolable.


¿Qué lugar ocupa México en corrupción? De acuerdo con Transparencia Internacional, siete de cada diez países tienen menos de 5 de calificación (sobre 10 puntos). México obtuvo 3.6, ocupando la posición número 64 de 131 países. Lo más preocupante del dato, es que naciones como Colombia y Brasil tienen mejores cifras. En los primeros lugares de esta lista (menos corruptos) aparecen: Finlandia, Reino Unido, Estados Unidos, Chile y Japón.

¿Es un alivio saber que no estamos solos? La corrupción colombiana sobre el gasto público cuesta cada año más de 3 mil millones de dólares. El 50% de los contratos públicos está sujeto a sobornos, en promedio por el 19% de su valor; cada año se desvía, en promedio, el 11.4% de los recursos presupuestales para fines irregulares y distintos de su asignación original; y el 20% de los cargos públicos se consideran comprados por los políticos. Los hogares están pagando un 7.8% de su ingreso en sobornos por recibir servicios del Estado (los más pobres pagan más: el 14%) o por pagar impuestos. El simple costo económico directo de la corrupción, del 7.9% del PIB, resulta el doble del costo directo de la violencia que sufre ese país.

Otro aspecto relacionado con la corrupción es el contrabando. Este "mal" en México es tan grave, que en el 2003 se decomisaron 800 mil pares de zapatos, tres millones de prendas de vestir, 169 mil rollos de tela, 59 mil botellas de vino, 685 mil juguetes, 518 mil aparatos electrónicos, tres millones de discos compactos y mil 335 vehículos. Con lo anterior, no entiendo cómo es posible que lleguen los artículos "chuecos" hasta por ejemplo Tepito, la Lagunilla, al Eje Central o a cualquier otro punto de las ciudades importantes de nuestro país sin que haya sido detectado antes por nuestras autoridades en las aduanas o inspecciones. Tengo dos opciones de respuesta: o están coludidas las autoridades, o los contrabandistas realizan actos equiparables a los de Houdini.

Conclusiones

La corrupción le cuesta a una sociedad en recursos económicos, en bienestar, en seguridad y en calidad de vida. Los costos sociales que representan la pérdida de oportunidades de crecimiento y desarrollo, el deterioro del medio ambiente y de la seguridad pública, tener servicios públicos deficientes y una injusta distribución del ingreso son muy altos e imposibles de medir. Por desgracia, el avance democrático no garantiza la eliminación de este mal y se requiere de acciones radicales que modifiquen de manera profunda este marco institucional, ya que se está minando la credibilidad que la sociedad tiene en sus dirigentes y en sus políticas públicas y que nos puede condenar a un persistente bajo crecimiento, menor bienestar y mayores desigualdades.
Para que un país goce de altos índices de crecimiento económico es necesario que exista una justicia fiable, expedita, eficiente, barata y predecible; y en México, lamentablemente, la justicia es selectiva, ineficiente, cara y poco confiable, por lo que se debe, además de lo anterior, combatir al lavado de dinero, y que la sociedad civil participe más activamente en la lucha contra la corrupción, para vigilar y exigir tribunales que verdaderamente sean independientes. Mientras nosotros perdemos el tiempo en escándalos de corrupción, otros países se dedican a mejorar en capacitación y en su competitividad. 


Bibliografía utilizada y recomendada
Carter, D.L. ( 990) “Drug- related corruption of police officer: A contemporary typology” en Journal of Criminal Justie Vol 8, pp 8 - 98.
Klitgaard, Robert ( 98 ) “La erradicación de la corrupción de la Policía en Hong
Kong (A)”, reproducido por el Instituto Centro Americano de administración de
Empresas.
Klitgaard, Robert ( 98 ) “La lucha contra la corrupción policíaca en Hong Kong
(B)”, reproducido por el Instituto Centro Americano de administración de Empresas.
Manion, Melanie ( 996) “La experiencia de Hong Kong contra la corrupción: algunas lecciones importantes”, en Nueva Sociedad nº 145. Septiembre – Octubre 
996, pp 26- 7.
Newburn, Tim ( 999) “Understanding and preventing police corruption: lessons
from the literature”, Police Research Series Paper 0. Home Office, Policing
and Reducing Crime Unit.
Rico, J.M. y Chinchilla, L. (2006) Las reformas policiales en América Latina: situaciones, problemas y perspectivas.
Roebuck, J.B. y Barker, T. “A tipology of police corruption” en Social Problem, Vol
7, nº , 974, pp 42 - 4 7.
Sayed, T. y Bruce, D. ( 998) “Police Corruption: toward a working definition” en
African Security Review, Vol. 7, Nº 2.
Urueña, Nubia (200 ) “La corrupción en la policía. Modalidades, causas y control”,
en Policía, sociedad y estado: modernización y reforma policial en América del
Sur, Frühling, H y Candina, A, Editores. Centro de Estudios para el Desarrollo,
pp. 07- .




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada